Paramahansa Yogananda
(1893-1952)

"Retírate al centro de tu ser, que es la tranquilidad"

-Paramahansa Yogananda nació el 5 de enero de 1893 en Gorakhpur, noreste de la India, cerca de los Himalayas. Su nombre de nacimiento era  Lal Ghosh, y era el cuarto hijo y el segundo varón de ocho hermanos. Sus padres pertenecían a la casta de Kshatriyas (casta de guerreros y gobernantes; la segunda en el sistema tradicional de castas de la India). En su autobiografía, Yogananda describe a su papá como un hombre amable, serio y en el que dominaba el razonamiento. Señala también que su madre, era "reina de corazones" y que lo educó exclusivamente por medio del amor. 

Su madre falleció cuando él tenía cerca de 11 años, y dice Yogananda que a partir de ese momento, la ternura interior de su padre comenzó a exteriorizarse más. Se señala que poco después de la muerte de su madre tuvo una visión espiritual trascendental de la Madre Divina, quien le dijo: "¡Fui yo quien te ha cuidado, vida tras vida, en ternura de muchas madres!" La Madre Divina permaneció como el centro de la devoción de Yogananda por el resto de su vida.

Más adelante, señala Yogananda en su autobiografia que una mañana sentado en su cama, entró en un hondo estado de ensoñación durante el cual un profundo interrogante se impuso en su mente: "¿Que existe más allá de la oscuridad de los  ojos cerrados?". En respuesta se le presentó una luz en su visión interior:
"-¿Quien sois? Pregunté en voz alta.
-Somos los yoguis del Himalaya...
-Con el corazón lleno de gozo, exclamé: ¡Oh, como deseo ir a los Himalayas y convertirme en uno de vosotros (...)

Fue así que Yogananda  intentó algunas veces escaparse a los Himalayas para dedicarse completamente a Dios. Finalmente llegó a un compromiso con su familia y se mudó a un ashram. 

Durante una salida al mercado junto con otro monje del ashram, Yogananda vio a un hombre envuelto en un poderoso aura. Se acercó a él y de repente se dio cuenta de que ese hombre era su esperado y anhelado gurú. Cayó entonces a sus pies y expresó su amor y gratitud. El nombre del hombre era Swami Sri Yukteswar Giri. Dice Yogananda que al conocerlo sintió que al fin había encontrado su eterno refugio, bajo el amparo de un verdadero gurú.

En su autobiografía, Yogananda relata que su Gruruji, Yukteswar le hizo un primer pedido que consistía en que Yogananda regresara a su hogar, que ingresara a la Universidad en Calcuta y que algún dia iría a Occidente donde la gente le prestaría mayor atención si tenía un grado universitario. Como estaría en Calcuta, Yogananda podría ir a visitar a su Maestro todas las veces que quisiera. Su padre se sintió satisfecho por la continuidad de los estudios de su hijo. 

Tras terminar sus estudios en el Scottish Church College de Calcuta, se graduó en religión en el Serampore College de la Universidad de Calcuta.  Esto le permitió vivir por un tiempo con su gurú en Serampore. En 1915 se le otorga el nombre de Swami Yogananda, luego de ingresar en la orden monástica. 

En 1917, Yogananda fundó una escuela para hombres en Dihika (Bengala Occidental), combinando técnicas pedagógicas modernas con la enseñanza del yoga y los ideales espirituales. La escuela creció rápidamente y pronto se mudó a una bella localidad en Ranchi, que le fue donada por un maharajá. Más tarde se convirtió en la Yogoda Satsanga Society de India, que es la rama india de la organización de Yogananda en Estados Unidos, Self–Realization Fellowship (SRF).

Un día, mientras Yogananda estaba en la escuela, tuvo una visión de una gran multitud de americanos. Como señalamos anteriormente, su gurú le había dicho al principio de su formación que estaba destinado a ir a Norteamérica, y supo entonces que el momento había llegado. Al día siguiente, decidió partir.

En 1920 se embarcó hacia Estados Unidos, invitado a participar como representante de la India en el Congreso de Liberales de la Religión que se celebró en Boston.  Escogió a aquellos que se convertirían es sus discípulos orando a la Madre Divina y aceptando a quienes Ella le dijo que aceptase. En 1924 se embarcó en una gira de conferencias por todo el país, a las que llamó sus "campañas espirituales", a las que asistían miles personas. Ese mismo año fundó la sociedad Self-Realization Fellowship (SRF). 

El principal objetivo de la sociedad SRF fue propagar las antiguas prácticas y filosofía del yoga, especialmente el kriyá yoga, enseñado por su maestro Swami Sri Yukteswar y los maestros anteriores a él en su linaje de gurús.  Sus principales enseñanzas hacían énfasis en experimentar y conocer a Dios a través de estas técnicas.

Yogananda se estableció en Los Ángeles (California) siendo el primer  primer maestro de la India de yoga que se estableció permanentemente en Estados Unidos, donde vivió desde 1920 hasta 1952, salvo una visita a India (entre 1935 y 1936).

En 1935, Yogananda regresó a la India para visitar a Sri Yukteswar y ayudar a establecer en su país la sociedad Yogoda Satsang, escogió a unos pocos discípulos para acompañarlo. Mientras estaba allí, Sri Yukteswar le otorgó el título de Paramhansa, significando que había alcanzado la auto-realización total. El título monástico de Paramahansa significa ‘cisne espiritual’ (siendo param: ‘espiritual’ o ‘supremo’ y hansa: ‘cisne’), un título que indica el más alto nivel de realización espiritual. Al ver que Yogananda se había convertido en un gran Maestro, Sri Yukteswar declaró que su trabajo había terminado, y dejó su cuerpo en 1936.

Tras volver a Estados Unidos, Yogananda siguió dando conferencias, escribiendo y fundando centros en el sur de California. Sin embargo, en los últimos años de su vida, Yogananda optó por pasar más tiempo recluido. En este tiempo escribió muchos libros y artículos, entre ellos, su clásico espiritual, Autobiografía de un Yogui (1946). Los días anteriores a su muerte, insinuó que su hora de partir de este mundo había llegado.

Murió el 7 de marzo de 1952, mientras asistía a una cena invitado por el embajador de la India en Estados Unidos, en la ciudad de Los Ángeles. Acababa de terminar de recitar un poema que escribió, llamado Mi India, de su libro, Susurros de la Madre Eterna.

Poco luego de su fallecimiento, Self-Realization Fellowship recibió una carta de la funeraria que tenía el cuerpo de Yogananda. Decía que, aunque ya hubiera pasado un mes, el cuerpo de Yogananda todavía estaba intacto, en perfectas condiciones. Estaban impresionados, ya que nunca antes habían visto algo similar.

Yogananda dejó como legado la búsqueda de la experiencia directa de la verdad en oposición a los dogmas y la fe ciega. Decía que «La verdadera base de la religión no es la fe, sino la experiencia intuitiva. La intuición es la capacidad del alma de conocer a Dios».

"Lee un poco. Medita más. Piensa en Dios todo el tiempo"
Virginia F. V.

Fuentes consultadas: 
-"Autobiografía de un Yogui", Paramahansa Yogananda, Editorial Kier, Buenos Aires, 1991
-http://Www.srfmexico.org/paramahansa-yogananda
-http://www.oshogulaab.com/YOGA/TEXTOS/YOGANANDA-AFIRMACIONES.htm
-http://www.yogananda-srf.org/Paramahansa_Yogananda.aspx

Paramahansa Yogananda
(1893-1952)