Martin Luther King

Paradigma de la lucha contra la injusticia
y el racismo. La biografía de este hombre, líder anti-segregacionista de los Estados Unidos y Premio Nobel de la Paz, inspira a millones de personas a luchar por la dignidad del ser humano.


Martin Luther King nació en Atlanta (Georgia, Estados Unidos) el 15 de enero de 1929. Hijo y nieto de predicadores bautistas, fue ordenado ministro bautista a los 17 años. Una vez graduado en el Crozer Theological Seminary en 1951 fue a realizar su trabajo de posgrado en la Universidad de Boston. Sus estudios lo llevaron a investigar y conocer más acerca del trabajo del gran líder indio Mahatma Gandhi, cuyas ideas, con el paso del tiempo, convertiría en su propia filosofia de protesta pacífica.

En 1955 acep tó el nombramiento de pastor en la iglesia bautista de Dexter Avenue en Montgomery (Alabama). Ese mismo año, a propósito de la humillación infligida a una mujer negra en un colectivo, Luther King organizó un boicot de los transportes y almacenes regenteados por blancos que estuvieran de acuerdo con la segregación. La medida duró más de un año y contó con el apoyo de todos los negros del país.
Practicantes de la no-violencia, sus seguidores no respondían a las provocaciones de los blancos, sobre todo a las de los integrantes del tan temido Ku Klux Klan. Finalmente, en 1956, los tribunales federales cedieron y declararon ilegal la segregación en los transportes públicos. En un periódico de Washington apareció publicada la siguiente declaración: "Llega un momento en el que la gente se cansa. Estamos aquí esta noche para decirle a aquellos que desde hace tanto nos tratan mal que estamos cansados. Cansados de haber sido segregados y humillados, cansados de ser pateados por los pies brutales de la opresión", declaró este joven negro de sólo 26 años en Montgomery, Alabama, durante el boicot de los negros de esa ciudad.

Luther King fundó en 1957 la Southern Christian Leadership Conference, que constituyó un elemento decisivo para que John F. Kennedy ganara las elecciones.

Aproximadamente dos años después, en una visita que realizó a la India, se reunió con los seguidores de Gandhi, y se convenció definitivamente de que la resistencia pacífica era el arma más potente en manos de los oprimidos que luchaban por su libertad. Pudo así, al acercarse, comprender en toda su plenitud el satyagraha, el principio de persuasión no violenta.

Entre 1960 y 1965 la influencia de Luther King como líder de los derechos civiles había alcanzado su cenit. Las tácticas de no violencia activa (sentadas, marchas de protesta) pusieron el tema en la agenda política y social de su país. En 1963 lanzó la idea de una marcha pacífica sobre Washington, ante la reticencia del Congreso para votar la igualdad de los derechos civiles. El 28 de agosto él mismo dirigió esta histórica marcha, durante la cual –y ante un cuarto de millón de manifestantes que participaban pidiendo por el Empleo y la Libertad-- pronunció su famoso discurso “Tengo un sueño”. Al año siguiente recibió el Premio Nobel de la Paz.

A medida que pasaba el tiempo, Martin Luther King se preocupaba cada vez más por la variedad de formas que adoptaba la violencia. También fue evidente que muchas ciudades de los estados del norte que habían enviado manifestantes a la protesta en el sur eran descuidadas en la corrección de la discriminación racial. Al final, King creyó que la guerra de Vietnam (que todavía seguía) hacía inviable la solución de los problemas locales en lo que a las relaciones humanas se refiere.
Al año siguiente, rechazando el consejo de otros líderes del movimiento de derechos civiles de no declararse sobre el tema para no debilitar su influencia entre la clase política en Washington, King pronunció un discurso que intranquilizó a la cúpula de poder: "De alguna manera esta locura tiene que detenerse. Tenemos que parar ahora. Hablo como hijo de Dios y hermano de los pobres que sufren en Vietnam.

Hablo por aquellos cuya tierra se está devastando, cuyos hogares se están destruyendo, cuya cultura se está subvirtiendo. Hablo por los pobres de Estados Unidos que están pagando el doble precio de esperanzas destruidas en caza y muerte y corrupción en Vietnam. Hablo como ciudadano del mundo que está horrorizado ante el curso que hemos tomado. Hablo como estadounidense a los líderes de mi propia nación. La gran iniciativa en esta guerra es nuestra. La iniciativa para detenerla tiene que ser nuestra".

En 1966, la impaciencia de los jóvenes activistas negros erosionó algo del apoyo que tenia, puesto que consideraban que debido a la situación que enfrentaban en ese momento su estrategia era inadecuada para resolver los problemas raciales del país. Durante 1967, King se asoció a los dirigentes del movimiento contra la guerra, independientemente de su color. Un año antes de ser asesinado, King acusó a los Estados Unidos de ser "el proveedor más grande de la violencia en el mundo". Esta preocupación de King por Vietnam y su determinación por dirigir una marcha del pueblo pobre sobre Washington lo pusieron en peligro.

El 4 de abril de 1968, durante un acto público realizado en la ciudad de Memphis fue asesinado este auténtico defensor de los derechos, no sólo de sus hermanos de raza, sino de todos los hombres perseguidos por la injusticia y el racismo. Sus mensajes, plenos de hondo significado, son una perfecta síntesis de su pensamiento y de su misma existencia.

Tengo un sueño (fragmento)
"Cuando permitamos que la libertad sueñe, cuando dejemos que sueñe desde cada pueblo y cada caserío, desde cada estado y cada ciudad, podremos entonces aproximarnos a ese día en que todos los hijos de Dios, hombres negros y hombres blancos, judíos y cristianos, protestantes y católicos, podrán darse la mano y cantar las palabras de ese viejo cantar espiritual negro, ¡libres al fin!, ¡libres al fin! Gracias, Dios todopoderoso, somos libres por fin."