Albert Schweitzer, el apóstol de Lambaréné

Parecía destinado a un porvenir brillante en la Europa culta, pero tuvo el coraje de abandonar todas las satisfacciones y comodidades para dedicarse al servicio de los otros en su ya célebre hospital de Lambaréné, ubicado en el corazón del África negra.

En el Karma Yoga, la unión que propone la filosofía yoga, se logra por medio de un generoso y desinteresado trabajo para la felicidad de los demás.

Albert Schweitzer es un claro ejemplo digno de ser mencionado.

En Albert Schweitzer se produce una conjunción poco frecuente del teórico con el hombre de acción.
Este médico, músico, filósofo y teólogo francés nació en una ciudad de Alsacia (entonces alemana), hijo de un clérigo protestante. Pasó su infancia y juventud en Günsbach, cerca de Münster, donde su padre era pastor. Músico precoz (tocaba el órgano desde los nueve años), estuvo considerado como un de los más grandes organistas de todos los tiempos, intérprete genial de Juan Sebastián Bach.

Estudió teología y filosofía en la universidad de Estrasburgo, y en 1899 se doctoró en filosofía con una tesis sobre Kant. Al año siguiente fue designado vicario adjunto en la iglesia de San Nicolás, en Estrasburgo; y, tras su doctorado en teología, asumió la dirección del seminario de teología de la universidad de Estrasburgo (1903). Pero al enterarse de que la Sociedad de Misiones Evangélicas buscaba médicos para ejercer en Gabón (África Ecuatorial Francesa), dimitió como director del seminario y estudió medicina, carrera que terminó en 1911.

Llegó a Gabón en 1913 y se estableció en Lambaréné, junto al río Ogowe, donde inició las obras del hospital que le haría famoso. Su trabajo fue interrumpido por la primera guerra mundial. A causa de su nacionalidad alemana, los franceses lo tuvieron en un campo de prisioneros hasta 1918. De nuevo se instaló en Lambaréné, en 1924, y pudo avanzar en las obras del hospital gracias a los fondos recaudados con sus conciertos en Europa y la venta de sus libros. Permaneció en Lambaréné, ininterrumpidamente, desde 1939 hasta 1948.

Premio Nobel de la paz en 1952, el mismo año ingresó en la Academia de Ciencias Morales y Políticas de París. Desde 1954 denunció el peligro atómico y reclamó el fin de las experiencias nucleares, lo que le valió abundantes críticas.

Entre sus muchas obras se destacan: "La filosofía de la religión en Kant" (1899), "Esquema de una vida de Jesús" (1902), "J. S. Bach, el músico-poeta" (1905), "Paz en la guerra atómica" (1958) y "Mi vida y mi pensamiento" (1960).

Falleció en 1965 en su amado hospital de Lambaréné.

"Soy solamente un médico vulgar y silvestre. Todo lo que quise fue fundar un pequeño hospital. Pero los pacientes comenzaron a llegar interminablemente y hubo quienes donaron tierras y otros que quisieron ayudar, de modo que creamos una gran familia. Actualmente, hay seis médicos y quince enfermeras. Somos una especie de república evangélica. La gente llega y pregunta: ¿qué es lo que puedo hacer? Lo hacen y cuando quieren irse se van".
Albert Schweitzer