Svadhisthana
El chakra del sacro


El chakra segundo o del sacro se denomina Svadhisthana, que en sánscrito quiere decir “dulzura” y se lo asocia con las cosas que dan placer o “endulzan” la vida: el placer, la sexualidad, la nutrición, el movimiento y el cambio. Se lo representa como un loto de seis pétalos que contiene en su interior un círculo blanco que simboliza al agua y una Luna azul claro en cuarto creciente, dentro de la cual hay un makara, cuya cola de pez se encuentra enroscada como si fuera una Kundalini. Esta criatura simboliza las pasiones y los deseos sexuales que sólo son peligrosos cuando se los ignora o reprime. El agua representa los fluidos de la zona del sacro, correspondientes a la vejiga, el sistema circulatorio y los órganos sexuales y reproductores. La Luna remite a la energía creativa que ayuda al ser humano a elevarse espiritualmente.

La relación de Svadhisthana con el cuerpo

Este centro de energía vibra con el color naranja y está situado en el abdomen inferior, entre el ombligo y los genitales; por su proximidad con los órganos reproductores femeninos se lo relaciona con la nutrición, la receptividad y las emociones.

El chakra Svadhisthana conduce desde la existencia básica representada por el chakra Mudhalara hacia lo que hace que la vida merezca ser vivida. Existe en él una cierta dualidad: la Luna, al estar en cuarto creciente, posee luz pero también oscuridad; lo primitivo y a la vez sublime del deseo sexual cuando, acompañado por el amor, eleva a los integrantes de la pareja.

Las partes del cuerpo asociadas con el chakra del sacro son los órganos sexuales, la vejiga, el sistema circulatorio, la próstata y el útero. Las disfunciones físicas que tienen relación con el chakra del sacro son la impotencia, la frigidez, los problemas de vejiga y de próstata y el dolor en la parte baja de la espalda. Y las disfunciones emocionales: el impulso sexual desequilibrado, la inestabilidad y la sensación de aislamiento.

Arquetipos del chakra del sacro

Este chakra desarrolla los temas del primero o de la raíz acerca de la responsabilidad y la expresión personales. Sus arquetipos son el Soberano y el Mártir, o sea la polaridad del placer y la realización, o del sufrimiento y el sacrificio.

• El Soberano permite que las cosas buenas formen parte de su vida cotidiana, además es capaz de encontrar en cada desafío oportunidades positivas para su crecimiento y desarrollo. Para él la vida está llena de cosas buenas dignas de ser vividas.

• El Mártir está resignado a vivir una existencia plena de sufrimiento porque, en su interior, piensa que no merece otra cosa. Además, debido a su postura, gime y llora pero sin hacer el más mínimo esfuerzo para mejorar su situación.

Cristales relacionados con este chakra
La asociación con la gama de color que le corresponde al chakra del sacro es bastante imprecisa. Hay quienes lo relacionan con los brillos plateados y pálidos de la adularia, o los tonos dorados y ámbar del topacio, del citrin y de la coralina. Por lo tanto, las piedras que corresponden al chakra del sacro son el citrino, la cornalina, el cuarzo rutilado, la adularia y el topacio dorado.
Todos ellos mejoran la estabilidad emocional, la expresión creativa y las experiencias placenteras ligadas con la nutrición, la sexualidad y el movimiento y el cambio.