Anahata
El chakra del plexo cardíaco


“El amor nació primero. Los dioses no pueden alcanzarlo, ni los espíritus, ni los hombres... Hasta donde se extienden los cielos y la tierra hasta el último confín de las aguas y en las alturas donde arden los fuegos, tú eres más grande, amor. Ni el viento te alcanza, ni el fuego, ni el sol, ni la luna, tú eres más grande que todos ellos, amor.”
Atharva Veda 9.2.19

Anahata significa en sánscrito ”sonido hecho sin que dos cosas se choquen”, y es una metáfora para indicar la coexistencia de lo material y lo espiritual. Este es el chakra central, o sea el punto medio en el camino de la evolución espiritual. Está relacionado con el amor incondicional y espiritual. Este sentimiento nada tiene que ver con el egoísmo o la atracción puramente sexual. Su símbolo son doce pétalos de loto que rodean una estrella de seis puntas, es decir, dos triángulos superpuestos. El que apunta hacia abajo representa el espíritu que desciende hacia el cuerpo y el que apunta hacia arriba es la materia que se eleva hacia lo espiritual, hacia lo infinito.

Es el centro de energía más etéreo, que es tan intangible como el aire. El animal relacionado con él es el antílope, con sus hermosos ojos y su aspecto ágil y sensible, inquieto y alegre. Al llegar a este chakra, han quedado los chakras identificados con la tierra, el agua y el fuego.

La relación de Anahata con el cuerpo

Anahata se ubica en el centro del pecho y vibra con los colores verde y rosa. Las partes del cuerpo asociadas son el corazón, el pecho, los pulmones, el timo y, en general, todo el sistema circulatorio. Los problemas de salud relacionados con este chakra son la respiración superficial, la hipertensión, las enfermedades cardíacas y el cáncer. También se asocian a él ciertas disfunciones emocionales, como la dependencia, la melancolía, el miedo a la soledad, al compromiso y a la traición.
Tendemos a pensar que el corazón sólo se ocupa de sentimientos “blandos” e irracionales, por lo cual damos prioridad a la actividad de nuestra mente sin darnos cuenta de que el corazón se conecta con nuestras necesidades profundas. Prestar atención a los sentimientos es vital para mantener relaciones afectivas sanas y respetuosas.

Anahata y las vibraciones de los alimentos

Los diferentes tipos de alimentos tienen diversas cualidades vibracionales que permiten definir correspondencias aproximadas con los distintos niveles de los chakricos. En el caso de Anahata, la alimentación más indicada es la que está elaborada sobre la base de verduras. En especial, las plantas verdes que captan la energía vital de la luz solar, y que por lo tanto representan el equilibrio entre la tierra, el aire, el fuego (el sol) y el agua.

Arquetipos del cuarto chakra

Los arquetipos del cuarto chakra son el Amante y el Ejecutante.

• El Amante es un individuo magnético, radiante y muy seguro de sí mismo. Se los reconoce en forma muy rápida porque uno se siente instantáneamente atraído por su personalidad.

• El Ejecutante es un individuo dependiente que busca en el exterior el amor que supone va a curar sus antiguas heridas. El problema es que tiene un terrible miedo a ser traicionado que le impide disfrutar de sus relaciones afectivas.

Cristales relacionados con este chakra
Las piedras que corresponden a este chakra varían entre el color rosa (relacionado comúnmente con el amor) y el verde (tradicionalmente considerado como un equilibrador psicológico).
Los cristales asociados a Anahata son el cuarzo rosa, la turmalina de sandía, el jade verde, el cuarzo venturina y la calcita verde.