Rítmica caminando

"La práctica de la respiración que aprendemos
en el yoga nos lleva a crear un espacio
en el que la voluntad y la mente pueden fluir serenamente"

Mataji Indra Devi


En realidad, esta es una adaptación de otros ejercicios de respiración donde los pasos al caminar; serán la métrica para marcar el ritmo a emplear.

Recuerde que, tanto la inhalación como la exhalación, a menos que se indique lo contrario, será nasal.

La técnica es la siguiente: párese derecho y exhale. Comience a tomar una inhalación profunda y, simultáneamente, comience a caminar dando el primer paso con el pie derecho. Sus pasos deberán ser lentos y rítmicos, contando cuatro pasos mientras inhala y cuatro más mientras exhala. Esto completará una "vuelta".

Complete tres o cuatro "vueltas" y después reanude su respiración normal y el paso acostumbrado al caminar. Preste atención a ambos. Las inhalaciones y exhalaciones no deberán hacerse con cada paso. Recuerde que deberá inhalar con una aspiración larga, uniforme, mientras dé cuatro pasos que aumentarán gradualmente; y exhalará suavemente mientras dé los cuatro pasos siguientes.

Mantenga la cabeza y la espina dorsal derechas cuando camine. No deje que el cuerpo se endurezca. Sus brazos deberán colgar flojos, meciéndolos un poco. Lleve las manos abiertas, con las palmas vueltas hacia la dirección en que camina.

Podrá variar este ejercicio haciendo la respiración rítmica con retención; en ese caso, dará cuatro pasos mientras aspira, dos más reteniendo la respiración y otros cuatro mientras exhala. Esto completa una "vuelta". Haga varias sin interrumpir y luego retorne a su respiración normal y a su paso natural al caminar.

Amplíe el ejercicio practicando una doble retención, cuatro pasos durante la inhalación, dos en la retención del aliento, cuatro durante la exhalación y dos más mientras retiene el "vacío".