Respiración

"Cuando el aliento va y viene,
la mente está inquieta,
pero cuando el aliento se calma,
también se calma la mente."
Hatha Yoga Pradipika


Muchas personas se acercan a las clases de respiración que en la Fundación se imparten semana a semana, en cada uno de sus centros.

Y cuando le preguntamos qué significa el acto de respirar son pocos los que tomaron conciencia que respirar sobre todas las cosas significa vivir.

El aliento es el hilo conductor de la vida. Podemos estar muchos días sin comer o beber, pero tan sólo instantes sin respirar.

Nuestra vida comienza con la primera inhalación y termina con la ultima exhalación. O sea que es una serie ininterrupida de respiraciones, y realmente muy pocas veces a lo largo de ese proceso nos detenemos a pensar cuan importante es. Sólo le prestamos atención cuando nos comienza a fallar o faltar.

La respiración para nuestra práctica de Yoga es un elemento fundamental. No sólo por que aporta oxígeno a la sangre, y por consiguiente al cerebro, sino que además ayuda a controlar el prana -la energía vital- con lo que se llegará a controlar la mente.

La mayor parte de las personas ha dejado de respirar correctamente, su respiración es inarmonica, inconciente y superficial. Esto es como consecuencia de que la misma se ve afectada por las circuntancias que rodean al individuo, ya sean estas físicas, emocionales o psíquicas.

Podemos señalar los siguiente tipos de respiración:

a) baja o abdominal
b) media o intercostal
c) alta o clavicular
d) respiración completa (es la sumatoria de las 3 anteriores).

Esta última es la respiración que usualmente se utiliza en las clases de Yoga. Tratando de llenar no sólo la parte baja de nuestros pulmones sino también la media y la alta. Tanto la inhalación como la exhalación se realizan por la nariz. Lo que da como resultado el reestablecimiento de la vitalidad y el aumento de la resistencia a las enfermedades.

El hecho de respirar por la nariz tiene las siguientes ventajas:

a) el aire se filtra a tráves de la vellosidad de las narinas.
b) todo remanente de polvo que pase las mismas queda atrapado detrás del tabique nasal en las mucosas.
c) adecua la temperatura del aire a la temperatura del cuerpo.
d) detrás del tabique nasal hay un area en donde conviven naturalmente bacterias y hace de filtro bacteriológico.
e) ayuda a mantener activo el sentido del olfato
f) regula y armoniza la entrada y salida de aire.

Muchos de los que acercan a las clases de Yoga, o son respiradores bucales o están acostumbrados a exhalar por la boca. Deben aprender a revertir estos hábitos. El hecho de respirar correctamente significa que debe hacerse por la nariz, ya que es el órgano natural para ello. Debe mantenerse la boca cerrada, y al inhalar y exhalar en forma completa se hace trabajar a los pulmones en su totalidad. Cuando se inhala, el abdomen se expande suavemente, el diafragma desciende, la caja torácica se abre hacia arriba y hacia afuera. Al exhalar se contraen armoniosamente en su conjunto.

En el proceso respiratorio podemos distinguir 3 etapas: la inhalación, la retención y la exhalación. Con frecuencia la gente cree que la inhalación es la parte esencial del proceso, pero de hecho la clave se encuentra en la exhalación. Pues cuanto más completa sea esta última más profunda será la inhalación. Una de las características básicas de la respiración yóguica es la retención, que se practica al final de cada inhalación y exhalación. Este tiempo variará de acuerdo a la maestría del alumno, el cual deberá estar siempre guiado por un instructor o profesor experimentado en dichas prácticas. Mataji Indra Devi desaconseja la ejecución de ejercicios de respiración con retenciones prolongadas, por no estar la mente y el cuerpo de los occidentales, en general, preparados para los mismos.

Así como es necesario inhalar por la nariz para recibir los aromas del aire, también se debe inspirar por la nariz para absorber la máxima cantidad de prana, pues en la parte del fondo de la nariz están los órganos olfatorios a tráves de los cuales pasa el prana para alcanzar el sistema nervioso central y el cerebro.

Los ejercicios de respiración yóguica enseñan a controlar el prana y como consecuencia a controlar la mente, dado que ambos son interdependientes.

A diario nuestros estados mentales, ánimo y emociones se reflejan en la forma que respiramos, de ello no nos damos cuenta, sucede en forma inconsciente. Pero dijimos que una de las caracteristicas que va a tener a partir de ahora la respiración es la toma de conciencia. Entonces a través de nuestra respiración vamos a influir concientemente en nuestros estados de ánimo y emociones, vamos a transformar esa avenida de una sola mano en una en la cual comencemos a circular en ambos sentidos. O sea que controlando el aliento vamos a ejercer el control de nuestra mente.

Al regular la respiración, pues, no estamos solamente intensificando la toma de oxígeno y de prana, sino que además estamos preparándonos para la práctica de la concentración y la meditación.