¿Por qué respirar bien?

La respuesta es muy sencilla: porque respiramos mal, bastante mal, algunos muy mal. La respiración es nuestro acto imprescindible. Podemos estar días sin comer o beber, pero solo pocos minutos sin respirar bastarían para acabar con la vida de una persona. la respiración es vital. Como acto involuntario el organismo se acostumbra a los vicios que impone el stress, la falta de ejercicio, vestimentas y posturas inadecuadas, ambientes mal ventilados o afectados por el tabaquismo..... Empecemos por los beneficios asociados a una respiración correcta:

1. Fisiológicos: las células reciben una mayor oxigenación, se queman mejor los restos tóxicos del organismo, todos los órganos reciben aportes de oxigeno correctamente. Beneficia la circulación y especialmente a algunos órganos vitales (corazón, estómago...).

2. Peso. Permite quemar mejor las grasas y propiciar la desaparición exceso de grasa en el organismo.

3. Mejora la salud de los pulmones y el rendimiento de los deportistas.

4. Favorece la relajación y la concentración, eliminando la tensión muscular.

5. Mitiga los desórdenes, alteraciones o cambios de nuestra energía vital.

6. Propicia en general un cuerpo fuerte y sano. La respiración es la metáfora de vida. Respirar es vivir.