Ejercicio de Relajación N° 4

Si Usted está de vacaciones y/o al aire libre puede realizar la siguiente práctica.

1. Repita los pasos 1 y 2 del ejercicio 1, pero acostado a la sombra de un árbol, de manera que el sol no le de muy de lleno sobre su cuerpo.

2. Abra sus ojos y observe el cielo, las nubes, los pájaros al volar. Tan solo observe, no piense, asuma la actitud de un testigo, observe.

3. Si su vista se cansa, cierre los ojos, y trate de sentir su cuerpo, la brisa que lo acaricia, las partes del mismo apoyadas sobre el césped. Tan solo trate de sentir, no piense, tan solo sienta.

4. Ahora escuche, el canto de los pájaros, el sonido del viento, el ruido de las ramas y hojas. No piense tan solo escuche.

5. Permanezca todo el tiempo que le sea posible, no se levante de golpe hágalo despacio. Regálese un poco de su tiempo, usted también lo necesita.

Beneficios: aquieta y aclara la mente, la limpia, se purifican los canales energéticos, se agudizan los sentidos, nos reconecta con nuestra verdadera esencia.