Tres momentos en cada postura

Podemos reconocer 3 momentos en la ejecución de una postura:

»  A doptar la postura
»  Mantaner la postura
»  Deshacer la postura

En la primera etapa, deben darse todos los pasos necesarios para que se llegue a la postura correctamente, no sólo en lo físico sino también en la actitud mental.

La verdadera esencia del trabajo de cada asana se realiza mientras uno permanece en la postura. A medida que consiga relajarse cada vez más en la postura, podrá perfeccionarla y conseguir una mejor elongación.
Para desarmar la postura, se requiere de la misma habilidad y gracia que demandó el armado. La paciencia y la armonía serán condimentos esenciales para ello.