El Arado o Halasana

Hala significa "arado" y asana, "postura". Debido a la posición que adopta el cuerpo, el nombre de esta asana está inspirado en dicho instrumento de labranza usado en la antigüedad por todos los pueblos del planeta.


No se desaliente si al principio no le sale como en las fotos; con constancia y perseverancia llegará a lograrlo.

Beneficios de Halasana:

• Flexibiliza la columna y estira los músculos de la espalda.
• Fortalece la espalda.
• Regula el funcionamiento de la tiroides.
• Presiona el abdomen, reduciendo las adiposidades.
• Masajea el hígado y el bazo.
• Actúa sobre obesidad, enfermedades reumáticas, estreñimiento e indigestión.
• Se abren los espacios intervertebrales.
• Da flexibilidad en la zona de las cervicales.

Contraindicaciones:


• Las personas con problemas graves en la columna la deben remplazar por
Setubandhasana (el Puente).
• Si hay trastornos cardíacos, realizar savasana (relajación).

Ejecución:

1–
Posición de partida: acuéstese boca arriba, los pies y las rodillas juntos, los brazos a los costados del cuerpo, las palmas hacia abajo, el mentón proyectado al esternón.
2– Inhalando, eleve las piernas y la cadera; las manos, apoyadas sobre la espalda.
3- Exhalando, deje caer las piernas por detrás de la cabeza, tratando de que los dedos de los pies toquen el piso.
4– Si lo logra, apoye los brazos y las palmas de las manos en el piso. Permanezca en la posición inhalando y exhalando; la respiración debe ser baja y abdominal.
5– Si no llegara a tocar con los dedos de los pies el piso, permanezca con las palmas de las manos apoyadas contra la espalda, tratando de tener las piernas lo más extendidas que sea posible. Mantenga la posición el tiempo que le resulte cómodo. Recuerde que el Yoga no es competencia.
Para tener en cuenta
6- Si tiene problemas lumbares, baje con las piernas flexionadas. Cuando baje las piernas, tenga cuidado de no tensar los hombros, controle que estén siempre relajados, lo mismo que las cervicales. Trate de mantener siempre el mentón recogido. Al bajar lentamente las piernas, todo el esfuerzo debe localizarse en el abdomen.
7- Si experimenta una sensación de ahogo cuando lleva las piernas hacia atrás, puede abrirlas formando una V. Si le resulta más cómodo, puede tomarse con las manos las puntas de los pies.
8- Si no llega a tocar con las puntas de los pies el piso, puede acercarse a una pared y apoyar las plantas de los pies contra ella y comenzar a caminar tratando de llegar al piso, gradualmente y sin forzar.

Concentración
La concentración estará orientada hacia la respiración (el paso del aire por la garganta).

Tiempo
Al principio, será de cinco segundos e irá aumentando gradualmente hasta llegar a cuatro minutos, añadiendo cinco segundos cada semana.