NEWSLETTER 01

Prácticos ejercicios para practicar en la oficina

La mejor forma de despertarse bien para tener un mejor día.
Consejos para una
mejor vida
Les brindamos una postura semanal para practicar y sentirse mejor

  Introcucción

La mejor manera de manejarnos equilibrada y sanamente en medio de la tensión cotidiana y poder disfrutar de todo lo lindo que la vida nos ofrece.

La vida en las grandes ciudades se ha vuelto terriblemente compleja para el ser humano, cuyo ritmo biológico requiere de un ritmo más pausado y absolutamente distinto al que le impone la realidad cotidiana. Esta manera de vivir le genera un continuo estrés que, salvo raras excepciones, termina enfermándolo. Pero..., ¿se pueden cambiar los tiempos que la actualidad nos impone? Desde luego que no. ¿Para no sufrir de estrés y hallar paz es necesario recogerse en un caberna en medio del Himalaya? La respuesta es la misma: “Desde luego que no.”

Entonces, ¿qué se puede hacer? Encarar la vida cotidiana desde otro punto de vista. Lo más probable es que usted esté pensando: Eso es muy fácil de decir y muy difícil de llevar a la práctica trabajando tantas horas como las que hoy hay que trabajar, moviéndose en medio de una sociedad cada día más ansiosa y agresiva, temiendo por la propia seguridad y la de nuestra familia, etc, etc, etc..

En realidad no es tan complicado como puede parecer en primera instancia; la clave es convertirse en un yogui urbano, o sea una persona que a través de las herramientas que la práctica del Yoga ofrece, aprende a encarar los problemas que la vida le presenta de otra manera.

Este pequeño párrafo de un antiguo cuento, es para mí, la mejor síntesis de lo explicado: “Paz no significa estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro o sin dolor. Paz significa que, a pesar de estar en medio de todas estas cosas tormentosas, permanecemos calmos dentro de nuestro corazón. Éste es el verdadero significado de la paz”.

David Lifar


  Por donde empezar?

En las culturas orientales el proceso de trabajo es la propia meta del trabajador. En otras palabras, el trabajador es feliz ejecutando lo mejor posible la actividad que se le asigna, sin cuestionar su contribución a los objetivos de la empresa. El trabajador no tiene conflictos porque tiene muy claras sus metas. En estas culturas hay cuatro leyes que son la fuente de equilibrio mental y emocional en el trabajo.

  • Hacer la tarea lo mejor posible, en cada momento y en cada situación. Siempre con lucidez, destreza y dedicación.
  • No trabajar con ansiedad. Hay que valorar lo que se hace por lo que es y no por los resultados que se alcanzarán.
  • Si se trabaja lo mejor que se puede, los resultados aparecerán por añadidura. No hay que obsesionarse por ellos.
  • Mostrarse indiferente al halago, insulto, elogio o crítica.
La oficina también es un lugar donde podemos practicarlo, ser más eficientes en nuestras labores y más felices con nuestras responsabilidades.

Cuando el ejecutivo moderno usa los principios del yoga para equilibrar su vida, las actividades diarias se le facilitan de gran manera.

  Ser Creativo!

Ser creativo significa confiar en tu propósito y tener una actitud de firme determinación en tus actividades y pensamientos cotidianos. Seguir siendo creativo significa dar forma a tus intenciones personales. Una manera de empezar a darles forma consiste en ponerlas por escrito.

Para expresar tu creatividad y llevar a cabo tus intenciones al mundo de lo manifiesto te recomiendo que practiques el JAPA, una técnica que aparece en los antiguos Vedas. La meditación JAPA consiste en repetir el sonido del OM al tiempo que te concentras en lo que tienes intención de manifestar. Repetir el OM mientras buscas lo que quieres genera una energía creativa para manifestar tus deseos.

RECUERDA que tus deseos son el movimiento de la mente universal de tu interior

Fragmento extraido de "El poder de la intención"


  No Violencia / Ahimsa

El Primer principio filosófico de un Yogui Urbano es YAMA

Yama son restricciones que nos ayudan a cesar o refrenar acciones que nos traerán resultados no deseados. Se dividen cinco: Ahimsa. / Satya. / Asteya. / Brahmacharya. / Aparigraha.

Hoy profundizaremos AHIMSA

Ahimsa Es la ausencia de violencia. Todos los días solemos ejercer violencia contra nosotros mismos. Incluso al agredir a otros. Al violentarnos innecesariamente contra algo o alguien, esa violencia repercute y de alguna manera se nos vuelve en contra. Por ejemplo: Si te enojas con alguien y le gritas, además de agredirlo físicamente a él, te causas un daño interno que a la larga a ti te causa estrés y enfermedades.

La creencia de que quedarse con las cosas no es bueno, tampoco es cierto. Es mejor si poco a poco vas cambiando el origen de tus sentimientos y cuando necesites decir o hacer algo, lo hagas directo y sin dañar a otros y por consecuencia a ti mismo.

Se puede ser violento a nivel físico, emocional, mental o espiritual. Debemos analizar cada acción de nuestra vida y ver como podemos ser no violentos contra nosotros mismos y con los demás. El cambio se da poco a poco.


  Para practicar: Tadásana

La espina dorsal es el río de la vida. A través de la espina la energía fluye y manda impulsos al cerebro. Transmite órdenes desde el cerebro a los músculos y órganos internos. El yogui y la yoguini tienen que entrenarse para estar en completa atención de lo que ocurre en su espina. La mayoría de las posturas de yoga o ásanas se relacionan de alguna forma con el desarrollo de la atención hacia la espina.

Una postura adecuada es vital para la práctica del yoga. Una espina doblada detiene el flujo de energía. También limita la respiración. Una postura adecuada de pie en el yoga, no es como la de un soldado en un desfile. Debes estar relajado aunque estés parado perfectamente.

Tadásana. Es la primer ásana a aprender. Significa postura de montaña. Párate de tal manera que sientas que estas centrado en tu espina, con el resto de tu cuerpo suspendido de la misma forma que las ramas de un árbol se cuelgan de su tronco. Tu pecho está un poco hacia afuera. Tus hombros un poco hacia atrás. La cabeza alineada perfectamente. Cuando haces esta postura correctamente verás que con muy poca fuerza te mantienes de pie. Pon tu atención en tu espina dorsal y en su natural forma de "S".

Practica tadásana diariamente, cuantas veces puedas. Mientras haces fila en el banco, mientras esperas audiencia con tu jefe, etc. Hay muchas oportunidades en el día para hacer yoga. Mantén los ojos abiertos y procura tener tu mente en vacío, sin pensamientos. Inhala lento y profundo. Concientemente haz tu exhalación más lenta que tu inhalación. Siempre respira por la nariz. Respira por 9, 18, 27, 54 o 108 respiraciones completas.

Las posturas más fáciles del hatha yoga son en sí, las más complejas. En una postura sencilla es muy fácil divagar, pensar en otras cosas, olvidar que estamos en una práctica. Si te cuesta trabajo dejar tu mente en vació entonces haz lo siguiente:

Llena tu práctica con pensamientos amables o con reflexiones. Por ejemplo:

De pie y en calma, no corro a ningún lado.
De pie y en quietud, solo observo, solo me observo.
De pie y en calma, me pregunto: ¿Donde estoy?
De pie y en silencio, me pregunto: ¿A donde quiero llegar?
De pie y en silencio, me paro con mi cuerpo, me sostienen mis principios, me sostiene la verdad, me sustenta lo que amo, me alientan los que amo. Estoy de pie, estoy vivo.

Vive la experiencia de Tadásana todos los días... vive :: YG-U ::


» volver al listado de Boletines