Espinaca, un alimento esencial para la salud

La espinaca es la verdura más rica en provitamina A y vitaminas C, E y otras del grupo B. Las dos primeras son antioxidantes y su consumo protege al organismo contra determinados tipos de cáncer, como el de estómago, piel, vejiga y próstata. Las vitaminas A y B son buenas para combatir la ansiedad, la fatiga y la depresión. Por otro lado, la vitamina C es fundamental para reforzar el sistema inmunológico.

Las sales minerales más abundantes que contiene la espinaca son: hierro, potasio, calcio, magnesio y fósforo.

Además, por su riqueza en betacaroteno, ayuda a reducir el riesgo de sufrir degeneración macular, un trastorno relacionado con la ceguera en personas mayores.

Dos de los minerales que contienen son muy importantes para la salud de nuestro cuerpo: el calcio que fortalece los huesos y el hierro que previene la anemia.

Otros nutrientes que posee en altas proporciones son el ácido fólico imprescindible para aquellas mujeres que planean un embarazo o ya lo están, porque que reduce el riesgo de trastornos de desarrollo en el bebé por nacer; y el magnesio, recomendado para evitar problemas cardíacos y para la relajación muscular.

Para tener en cuenta

• Esta verdura no se recomienda a personas que hayan sufrido cálculos, gota o enfermedades reumáticas debido a que es uno de los alimentos más ricos en oxalatos, que se combinan con el calcio y el hierro, favoreciendo el desarrollo de cálculos renales.

• Hay que ser muy cuidadoso a la hora de seleccionar la espinaca, siempre se debe optar por aquellas plantas que posean hojas de un verde intenso uniforme, y evitar las hojas que tengan manchas oscuras o amarillas. El cambio de color puede deberse a la presencia de nitratos provenientes de los abonos utilizados durante la actividad agrícola que, al ser ingeridos se convierten en nitritos (sustancia cancerígena) dentro del organismo.