Enlatados e hipertensión

Antes de consumir arvejas, garbanzos o lentejas enlatados hay que lavarlos en un colador debajo de la canilla, para que pierdan el 50% del contenido de sodio presente en todas las conservas. En caso de optar por lo casero, los tomates perita, los cereales y las legumbres secas para hervir en casa son otra opción libre de sodio.