Cítricos: ricos y sanos por naturaleza

Limones, naranjas, mandarinas, kiwis y frutillas no sólo son exquisitas frutas, sino alimentos ricos en vitaminas antioxidantes y otros elementos beneficiosos para nuestra salud. Conocerlos es integrarlos a la dieta de todos los días. Sepa por qué.

Hoy en día, la mayoría de los cítricos se consigue durante todo el año. Y cuando las enfermedades acechan, sus nutrientes son nuestros grandes aliados. Desde hace siglos se conocen sus propiedades energéticas y su potencial para fortalecer las defensas del organismo, ayudando a combatir gran variedad de afecciones, como gripe, resfríos, sinusitis, bronquitis, amigdalitis, afonías, neumonías, pleuresías. En la actualidad, el abanico de sus virtudes conocidas se ha ampliado aún más.

Virtudes nutricionales

Los beneficios de estas frutas son:

• Aumentan las defensas. Consumida a diario, la vitamina C mantiene la resistencia del organismo a las infecciones y la capacidad de reparar posibles heridas.

• Poseen efecto antioxidante. La vitamina C también ejerce efectos antioxidantes. Las flavonoides que se encuentran en la cáscara y en la piel de los gajos refuerzan su acción.

• Activan la circulación capilar. Los flavonoides de los cítricos fortalecen las paredes de los capilares, lo que produce un cierto efecto antiinflamatorio.

• Aportan abundante potasio. Una ración abundante de cítricos contribuye a equilibrar el exceso de sodio de la dieta occidental; eso ayuda a regular la presión arterial y a compensar la pérdida de potasio producida por los fármacos que se prescriben para controlarla.

• Reducen el colesterol. La pectina que se encuentra principalmente en la piel de los gajos es una fibra soluble que contribuye a reducir la tasa de colesterol, en especial la del tipo LDL, o colesterol “malo”.

¿Qué cantidad ingerir diariamente?

Se aconseja consumir cítricos en abundancia. El mínimo sugerido para los adultos de ambos sexos oscila entre 80 y 100 mg diarios. El consumo cotidiano en estas cantidades garantiza suficiente vitamina C, que ayudará a mejorar en muchos aspectos el equilibrio nutricional.

Los secretos de la abuela

El uso de cítricos ayuda en caso de sufrir:

• Reumatismo: Corte un limón por la mitad y use una de las partes para hacer frotaciones varias veces por día en la zona afectada.

• Estomatitis e inflamación de garganta: Disuelva limón en agua tibia y emplee esta solución para hacer gárgaras.

• Resfrío y sinusitis: Mezcle el jugo de un limón en una clara de huevo. Bata durante diez minutos y tome una cucharada cada media hora. En caso de sinusitis, coloque unas gotitas de jugo de limón en cada fosa nasal.

• Conjuntivitis:
Coloque sobre los ojos jugo de limón diluido en una infusión de manzanilla.